fbpx
Tu buscador de actividades y reservas online

Curso de buceo Rescue + EFR

¿Dónde practicar buceo en España?

España se encuentra en una ubicación privilegiada para la práctica del submarinismo. Posee tres mil kilómetros de costa bañadas por el océano Atlántico y los mares Mediterráneo y Cantábrico. Los diferentes tipos geológicos de sus orillas, las profundidades espectaculares de sus aguas, ofrecen paisajes subacuáticos que constituyen verdaderos tesoros del buceo en España.

Dentro de la infinita variedad de sitios para hacer buceo en España, vamos a mencionar los más destacados y codiciados por buzos del mundo entero.

Bucear en Cabo de Palos, Murcia

Los bajos del cabo de Palos son un rosario de cabezas de roca que ascienden desde sesenta metros de profundidad hasta casi rozar la superficie con su cima. Forman uno de los ecosistemas de vida marina más generosos del planeta, además de un inmenso cementerio de barcos que, a lo largo de la historia, han dejado sus cascos en estas traicioneras puntas de roca.

El área ha sido declarada Reserva Marina y es refugio de casi todas las especies mediterráneas: brótolas, meros, pulpos, morenas, castañuelas, barracudas, tembladeras, salpas, corvinas y águilas de mar. Los tres bajos se encuentran en la zona protegida por lo que el buceo en ellos está regulado. Las empresas de buceo local se han organizado de tal manera que, a pesar de haberse convertido Cabo de Palos en un enclave muy solicitado por los buzos internacionales, se van rotando para no sofocar los fondos marinos, preservar el entorno natural y favorecer a los submarinistas con inmersiones más tranquilas.

En Islas Hormigas encontrarás barcos hundidos, como el famoso Sirio que naufragó a principios de siglo. Restos de otros naufragios en la zona invitan al rumbo de la aventura bajo las aguas, buques de guerra e incluso un antiguo barco fenicio cargado de colmillos de elefantes.

Interminables praderas de posidonia oceánica albergan una biodiversidad inusitada de la que podrás disfrutar durante tu exploración. Además, la posidonia, endémica y presente sólo en el Mediterráneo, es una gran productora de oxígeno y provoca que las aguas donde subyace sean más cristalinas.

Buceo en Hondarribia

Buceo en Girona: Islas Medas

Los siete islotes que emergen frente a L’Estartit prolongando en el mar la sierra de Montgri, se han convertido en un paraíso infalible para los amantes del buceo. Allí se ha constituido una Reserva Marina y prohibido la pesca, apuntando a preservar la vida submarina. La biodiversidad de flora y fauna de los bajos de esta parte de la costa catalana, harán de cada inmersión una delicia. Compartirás las aguas con meros enormes, doradas, tranquilos peces luna, llobarros, brótolas, barracudas, escórporas, sargos e infinitos cardúmenes de especies más pequeñas. El túnel de La Vaca, es el área favorita para el buceo.

El otro punto interesante a considerar para practicar buceo en Girona es el Cabo de Creus, en el Cabo de Rosas. Al ser una zona de relieve irregular la inmersión no deja de sorprender. Se trata de una de las áreas más vírgenes de la Costa Brava donde encontrarás arrecifes, paredes de gorgonias, cuevas y túneles.

Si estás comenzando en el buceo, es buena idea probar inmersiones en La Galera y el Bau del Moli ya que sus aguas son muy transparentes y tienen poca profundidad. Para los más experimentados, está la Illa de la Massa d’Or, considerada la mejor reserva biológica de la zona.

Bucear en Canarias: El Hierro y Gran Canaria

La Isla del Hierro, declarada Reserva de la Biósfera por la UNESCO, es de origen volcánico. Se considera uno de los mejores destinos del mundo para el buceo debido a la temperatura estable de sus aguas durante todo el año. Esto permite la práctica de la actividad fuera de temporada e incluso durante la noche. Además sus aguas son de una claridad asombrosa permitiendo una visibilidad de hasta cincuenta metros. Quizás esto se deba a que no hay residuos industriales por la nula presencia fabril en la isla.

Su ubicación en el Atlántico sur, su morfología carente de plataforma continental y la escasa población hacen de El Hierro un destino selecto para el buceo. En sus costas se mezclan las especies atlánticas, mediterráneas, las atlánticas y tropicales. El lugar donde confluyen todas estas excelencias es la Reserva Marina del Mar de las Calmas, al sur de la isla, frente a la pequeña población pesquera de La Restinga.

Los cien metros de profundidad se alcanzan sin demasiado esfuerzo y desde todos los rincones de cuevas, túneles y paredes fluyen inspiradoras formas de vida subacuática.

Por su parte, Gran Canaria, destino vacacional por excelencia, cuenta en la costa norte con enclaves ideales para hacer buceo en España.Algunos de ellos son La Caleta y Sardina del Norte además de las bajas Fernando y Roquerillo y el Roque Matavinos. Si seguimos la costa hacia el noreste, hallaremos el punto preferido de los amantes de los pecios. Allí se encuentra la mayor concentración de barcos hundidos. Por último, la costa este, custodiada por la Reserva Marina de El Cabrón, con una profundidad máxima de veintidós metros y dificultad media para el buceo.

No podemos dejar de mencionar a Fuerteventura y sus cálidas aguas con excelente visibilidad de hasta cincuenta metros de profundidad. Si eres buceador experto verás rayas y algún angelote.

Te proponemos también el Archipiélago Chinijo en Lanzarote, concretamente la Isla La Graciosa. Se trata de la isla menos conocida de las Islas Canarias, incluso en algunos puntos todavía no hay carreteras asfaltadas. Contraluces, bancos de peces, gorgonias, formaciones volcánicas y restos arqueológicos es lo que te ofrece esta isla.

Practicar buceo en Almería, Cabo de Gata

El Cabo de Gata es uno de los espacios con mayor riqueza submarina de Españas. Si bien sus aguas pueden resultar frías, el paisaje submarino es sorprendente y único. Presenta callejones y desfiladeros de piedra de origen volcánico que forman pasillos muy peculiares llenos de misteriosa vida. Entre las paredes de piedra aparecen colonias de posidonia y bancos de arena.

Los expertos podrán disfrutar de un inmersión especial en Arna hacia el vapor de Cabo de Gata, hundido a cuarenta metros de profundidad en Punta Baja. O de La cueva del francés y la piedra de los meros que dota de misterio y encanto a esta zona. Para aquellos que aún están ganando experiencia, existen inmersiones más fáciles como las de Piedra de los Amarillos y la zona de la Amatista.

Bucear en Granada: La Herradura

La bahía de La Herradura es una amplia entrada de mar en mitad de la costa granadina, entre Almuñécar y Nerja. Allí se dan varios sitios ideales para bucear al resguardo de vientos y oleaje. La mayoría son fondos rocosos con salientes y cavidades.

Los más experimentados podrán explorar más de cincuenta metros de profundidad en la Punta de la Mona, y para los que recién se inician se pueden dar inmersiones fáciles en la playa de La Marina, un fondo de catorce metros entre roquedos y arena.

Si nos acercamos a Cádiz, se puede hacer una incursión de buceo en Tarifa. A pesar de ser uno de los sitios más visitado por los surferos, Tarifa no es solamente olas, sino que, además es uno de los pocos lugares donde habitan las tortugas marinas. Por otro lado, debajo del remolino de olas de esta costa, se esconde el pecio de San Andrés. Al llegar a él te encontrarás frente a una pared de casi veinte metros llena de centollos, madréporas y Tres Colas, el pez local por excelencia. Es importante que antes de bucear aquí tengas en cuenta el estado del viento y las mareas.

Buceo en Islas Baleares

Las Islas Baleares son otra joya del buceo en España y para submarinistas de todo el mundo. La diversidad y variedad de posibilidades colmará todas las inquietudes y niveles.

Menorca se caracteriza por sus grutas submarinas, sus preciosas cuevas y por tener unas aguas templadas con visibilidad de hasta cincuenta metros. En la abrupta costa norte te aguardan secretos preciosos. La domina el Cap de Cavalleria y la Mola de Fornells: dos salientes de roca enormes protegidos bajo la Reserva Marina de Cavalleria. La fauna marina que habita esta reserva es espectacular.

Otro punto interesante es la Illa de l’Aire, un islote situado frente a Punta Prima, en la costa sudeste de Menorca con una rica y atractiva flora y fauna marina y notables cambios de profundidad.

Formentera es otro de los diamantes del conjunto de islas. Tanto es así que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En Las Pitiusas encontrarás multitud de cuevas, acantilados y paredes. En esta parte de la costa, puedes sumergirte todo el año ya que la temperatura es estupenda. No puedes olvidar la cueva d’En Pont cerca de La Ciutadella. Ahí tienes metros de longitud para bucear.

En Mallorca y la Cala Ratjada en Capdepera, encontrarás una reserva marina con praderas de posidonia y pecios hundidos. La costa es acantilada con abundantes cuevas submarinas. Allí mismo el Parque Nacional del Archipiélago de Cabrera conformado por un conjunto de islotes de gran valor natural ya que ha permanecido aislado y debido a esto mantiene un paisaje submarino intacto.

Curso de buceo PADI en Guipúzcoa

Practicar buceo en las Islas Columbretes, Castellón

Casi enfrente de Castellón y a tan sólo treinta millas mar adentro, emerge uno de los enclaves de mayor valor ecológico del Mediterráneo español: el archipiélago de las Columbretes. Se trata de un parque natural con cuatro grupos de islas, islotes y peñascos. Sus fondos, prácticamente virginales, son una prolongación de la orografía volcánica continental. Con profundidades de hasta ochenta metros y fondos muy variados, desde roca a bancos de arena, cañones y praderas de posidonia, es una delicia a explorar.

Buceo en Alicante

Y por último y siguiendo la misma línea costera del Mediterráneo, podrás bucear también en la Isla de Tabarca en Alicante. Constituye una reserva marina por su biodiversidad y la calidad de sus aguas. Además, es la única isla habitada de la Comunidad Valenciana.

Practicar buceo en Galicia

En los mares del norte de la península, también puedes practicar buceo en España, en Galicia, en las selectas Islas Cíes, sobre la ría de Vigo. Es una de las experiencias más alucinantes que ofrece esta zona debido a la gran riqueza arqueológica y natural. Al tratarse de aguas oceánicas, del Atlántico, puede que la temperatura sea fresca aún en verano, pero el hecho de pertenecer al Parque Nacional de las Islas Atlánticas le otorga ya un valor agregado que garantiza su inconmensurable belleza.

Por su parte en las rías Baixas de Pontevedra y A Coruña, encontramos Arousa. Un lago oceánico inmenso protegido de los fuertes vientos. Aquí la práctica del buceo es factible durante todo el año. No encontrarás grandes peces pero te aseguramos que hay pocas rocas en las que no haya un trozo de vida encima.

Bucear en Euskadi, la costa de Guipúzcoa

Toda la costa guipuzcoana esconde puntos de magnífico interés para la práctica de buceo. Frente a Hondarribia existen rincones tapizados por importantes concentraciones de gorgonias, pólipos, alcionarios y esponjas. Por ejemplo, el Cantil de Gaztelu, es una pared que cae hasta veintidós metros con abundante vida. En la costa de Mutriku se destaca especialmente el bajo de Aspiroz, que emerge desde cuarenta a dieciocho metros a tan sólo una milla de la costa frente a la ría de Ondarroa. Y uno de los lugares clásicos, en Zarautz, es la Punta Ratón donde las inmersiones que puedes hacer son muy variadas.

¿Cuánto cuesta dedicarse al buceo?

Hay precios de todo tipo, para todos los niveles. Si apenas empieza, si ya eres experto y calificado. Según el lugar, según la cantidad de inmersiones que quieras hacer.

Si apenas comienzas, quizás te inicies con un bautismo de buceo. Esta primera experiencia cuesta 65 euros y puede hacerse desde los 8 años de edad.

Luego comienzan los cursos PADI que te irán certificando de manera cada vez más avanzada. Empiezas por obtener tu carnet PADI con los cursos de Scuba Diver, Open Water Diver, Open Water Diver Advanced, Rescue Diver y modalidades intermedias como Adventure Diver. Los primeros cursos arrancan desde los 300 euros. No pueden hacerse en un solo día. Requieren la incorporación de conocimientos teóricos, facilitados online en la actualidad, y después, las horas de práctica.

Los precios de los cursos que te calificarán para bucear de manera independiente aunque siempre con algún compañero, alcanzan precios de 600 euros si llegas a la categoría Divemaster y 850 para titularte como Instructor IDC. Cada nivel de complejidad exige tener superado el nivel anterior.

También se requiere una cierta cantidad de inmersiones para cada caso. Las inmersiones tienen su costo ya sea se hagan desde la orilla, desde un barco, a más o menos millas de la costa, en lugares más o menos accesibles. Los precios arrancan desde los 44 euros por una inmersión desde barco u orilla

Luego hay experiencias particulares como por ejemplo el buceo nocturno cuyo precio para 3 inmersiones es de 175 euros, o el buceo de aguas profundas, 3 inmersiones poco más de 200 euros.

Cuando ingreses al fascinante mundo submarino ya no querrás emerger. Es un mundo tan mágico y ajeno a los ruidos urbanos, el ritmo que otorga la flotabilidad a nuestro cuerpo es tan especial, que seguramente querrás tener tu propio equipo para bucear más a menudo.

Para dedicarte al buceo en España, por menos de 700 euros puedes conseguir un buen equipo de segunda mano completo, incluyendo una botella. Si quieres adquirir todo nuevo y estrenar tu propio equipo deberás pensar en gastar más de 1500 euros.

Ten en cuenta que son varios los elementos que necesitarás:

El traje isotérmico, de neopreno), de una o dos piezas, cuyo precio oscila entre 300 y 1.000 euros. Las aletas pueden alcanzar los 100 euros, mientras que las gafas o máscara tienen un precio de entre 50 y 100 euros. Otro de los elementos imprescindibles para la práctica de esta disciplina son las botellas de aire comprimido, que no suelen bajar de los 200 euros y deben revisarse cada tres años. El chaleco hidrostático que permite controlar la flotabilidad cuesta otros 200 euros. A ello hay que añadir el cinturón de plomos, que sirve de lastre para que el buceador pueda sumergirse y el regulador, imprescindible para poder respirar bajo el agua de forma natural.

Requisitos para practicar buceo

Para un bautismo de buceo en España, con un instructor calificado, sólo necesitas tener más de 8 años de edad. Si quieres hacer los cursos e ir paulatinamente convirtiéndote en un buzo profesional deberás tener más de 14 años y hacerte algunos exámenes médicos.

Se requerirá estar en buenas condiciones físicas y para garantizarlo es necesario pasar con éxito un análisis, electrocardiograma, una espirometría, una revisión de oídos y una comprobación de la capacidad cardiovascular. Una vez superadas las pruebas, el interesado necesitará un certificado médico que acredite que es apto para el buceo.

Para bucear de manera independiente debes obtener la licencia federativa que te dará derecho a bucear en las aguas de cualquier país del mundo, hasta una profundidad máxima de 20 metros. Si deseas aumentar la profundidad hasta 30 o 40 metros, es preciso ascender en el rango e ir acreditando inmersiones.

Practicar buceo en España está a tu alcance con seguridad ya que, como mencionamos al inicio de este artículo, el país está rodeado de mares. Si quieres estudiar las distintas opciones, cursos y sitios donde hacer buceo en España y sumergirte de una vez en el apasionante mundo submarino, te mostraremos todas las posibilidades para satisfacer tus deseos y necesidades.

Compártelo con tus amigos
×