fbpx
Tu buscador de actividades y reservas online

Historia del mushing: un viaje en el tiempo hacia el Polo Norte

Si estás buscando satisfacer tu espíritu aventurero con un deporte que reúna movimiento y naturaleza en un entorno soñado, hacer mushing en España es tu destino. El mushing es un deporte de invierno con muchos años de historia. Sus inicios se remontan a un medio de transporte utilizado desde antaño en las regiones nórdicas, un trineo, o par de esquíes, tirado por perros.

Este tipo de trineos constituía la manera cotidiana de desplazamiento en lugares helados como Laponia y Siberia. Los primeros perros que se usaron para hacer mushing eran de una raza llamada “kamutik”, perros fuertes pero poco dóciles. Los lapones hicieron cruzas hasta obtener un can menos rebelde y más fiable: el husky. El husky es una de las razas más antiguas de Siberia cuyos ejemplares son genéticamente cercanos a los lobos pero muy amigables.

Hoy es posible hacer mushing en España, ya sea en la época invernal y a través de paisajes helados o sobre pistas de tierra.

El mushing y los perros, héroes en la conquista del planeta

Desde hace doscientos años, cuando se llevaron a cabo las primeras exploraciones territoriales del Ártico, los navegantes, vencidos por la imposibilidad de avanzar con sus embarcaciones sobre las aguas congeladas, siguieron el ejemplo de los habitantes locales y emplearon trineos tirados por perros. Gracias a ello lograron alcanzar y cartografiar los bordes polares de la gran Rusia. El mecanismo de trineo, tiros y corsé para los perros, lo aprendieron de los habitantes de Yakutia, los “yakutsk”.

En esas latitudes, con una temperatura media de 30 grados bajo cero y donde no crece ni una hierba, el perro era el animal ideal para esta tarea. En la tundra helada no había alimento ni para caballos ni para renos que son herbívoros, sin embargo, los perros podían alimentarse de pescado u otras carnes producto de la caza. El perro podía resistir el frío y, además, el mejor amigo del hombre, lo advertía y protegía de los peligros.

Actualmente la gente sigue usando la raza huski como perros de trineo. No son corredores muy rápidos pero son resistentes y perfectos para trabajar en equipo con sus compañeros. Son famosos por ser capaces de superar grandes distancias sin sentirse exhaustos. Cuenta la historia que, durante la exploración de la península Taymyr, recorrieron 1500 kilómetros en dos meses, arrastrando a los exploradores, sus vituallas, y elementos y herramientas necesarias para medir y establecer límites y distancias continentales.

¿Qué significa “mushing”?

El término mushing deriva de la alocución francesa “marche”, palabra que los colonos pronunciaban para arrear a su jauría. Los ingleses pronunciaron esto “mash”, escrito “mush”, de allí surge el nombre del conductor “musher”. De tal manera se popularizó e internacionalizó la denominación de la práctica como “mushing”, aunque en los países eslavos, de donde surgió la modalidad, el nombre es muy diferente.

El mushing como deporte

El origen del mushing como deporte se remonta a 1925, en Nome, Alaska. Allí, tras la fiebre del oro que generó un rápido crecimiento demográfico, se desató una epidemia de difteria. Debido a las condiciones climáticas, la única manera posible de transportar la medicina requerida era a través de la Senda de Idiatirod. Lo lograron en trineo tirado por perros, a lo largo de 1600 kilómetros y en menos de una semana. El héroe de la travesía que salvó a los convalecientes en Nemo, fue un perro llamado Togo, quien recorrió la parte más larga, difícil y peligrosa del viaje. Por obra de la publicidad, los laureles se los llevó Balto, que fue el último relevo. Como conmemoración de esta hazaña se instauró la prueba Iditarod, la carrera de trineos más dura del mundo que se repite cada año.

El mushing ha evolucionado desde entonces, las carreras ya no son tan severas y se protege cada vez mejor a los perros. Sigue siendo un deporte muy emocionante que crea un estrecho lazo de unión entre el animal y su amo.

En Suiza se empezaron a realizar pruebas de mushing en 1965 y, rápidamente, se extendieron por todo el continente europeo. Esta disciplina también se desarrolló en España. En los Pirineos, hasta 2013, se efectuaba una prueba por etapas denominada Pirena.

¿Por qué deberías practicar mushing?

El mushing es una de las actividades invernales que nos permite mayor contacto con la naturaleza. Los circuitos recorren caminos y bosques de gran belleza, es espectacular por el escenario sobrecogedor en el que se practica y por la perspectiva desde la que interactuamos con el entorno.

Los perros que se emplean son perros nórdicos debidamente entrenados y que disfrutan de la acción. Son animales muy fieles y con un instinto especial y agudo para encontrar el camino correcto y más seguro. Cuando veas a los huskies preparándose para el viaje, notarás su entusiasmo ferviente. Es un juego para ellos y una gran aventura para ti.

¿Dónde puedo hacer mushing en España?

En la península ibérica hay varios enclaves preparados y equipados para ofrecerte participar de esta vivencia sin igual.

Mushing en el Valle de Tena, Pirineos

En los Pirineos, más concretamente en el pirineo oscense, te recomendamos los trineos de perros nórdicos en la Partacua, un clásico del Valle de Tena, en Huesca. Cuentan con amplias pistas y cómodas instalaciones. Además te acompañará un musher profesional, y podrás compartir este paseo con toda tu familia. Si deseas ser tú el musher, puedes contratar un trineo individual.También es posible hacer mushing en las estaciones de Formigal o Cerler, o en el valle de Benasque.

En Benasque encontraremos un equipo humano muy sensible y comprometido con el mundo canino. Todos sus perros son de adopción con fuertes lazos afectivos con los mushers y propulsores del mushing. La travesía por la senda del lobo surcando las nieves eternas de Aneto y revivir la expedición de Togo y Balto, será una de las mejores cosas que hayas hecho en tu vida. Durante la actividad te transportarás a una escena de película en el Polo Norte. Esta ruta es para todas las edades y muy recomendable para hacer con niños. Disfrutan muchísimo.

Mushing en el Valle de Arán, Pirineo catalán

Si te encuentras en Barcelona o alrededores, puedes acercarte a una de las estaciones favoritas de la zona, Baqueira Beret. El Valle de Arán es uno de los valles pirenaicos con más encanto. Enclavado en la Ribagorza es un destino perfecto para cualquier época del año, pero en invierno es cuando más intensamente se vive la temporada gracias a la prestigiosa estación de esquí de Baqueira-Beret. Allí existen unas cuantas pistas desde 3 a 14 kilómetros para experimentar a pleno el mushing. Durante tu travesía, de día o de noche, puedes visitar el pueblo abandonado de Montgarri o pasear por el bosque de Dossau atravesando un río helado a la luz de la luna. En esta zona se practica también el desplazamiento de trineos tirados por caballos.

Mushing en Grandvalira, Andorra

Otra opción en los Pirineos es hacer mushing en Andorra, sobre caminos nevados en los bosques de Grandvalira. Existen varios circuitos marcados, de 2 a 10 kilómetros, en Riba Escorxada (Grandvalira-El Tarter) y en el Centro de Actividades de Aventura (Grandvalira-Grau Roig). Los trineos tienen cabida para dos a cinco personas, también pueden ir niños. Según el tamaño y la cantidad de pasajeros, aumentará la cantidad de perros, de 3 a 10. Se puede optar entre que estén conducidos por un guía o por ti mismo. Incluso hay excursiones nocturnas combinadas con otras actividades, para pasar una madrugada en contacto con la naturaleza, bañarte en agua termal, construir un iglú y cenar dentro de él. Si Grau Roig no te convence, a tan sólo diez minutos de allí, puedes hacer mushing en el Tarter.

Mushing en Sierra Nevada, Granada

Desde el Puerto de la Ragua que se encuentra a más de dos mil metros de altitud, puedes introducirte en el paisaje inmejorable de Sierra Nevada si vienes a hacer mushing en España. En la Ragua se celebran competiciones de este deporte por lo que el Puerto está especialmente preparado de la manera adecuada. En Granada también se puede hacer mushing en tierra aunque francamente con nieve es mucho más emocionante. Las excursiones duran alrededor de dos horas y tienen capacidad para dos a ocho pasajeros. Podemos hacer el paseo de noche y completar la velada bebiendo un café preparado a la antigua usanza y mirando las estrellas desde el fogón.

¿Que precio tiene hacer mushing en España?

El precio de una excursión de mushing varía según la duración del paseo, según el destino, la distancia a recorrer y si se realizará de día o de noche. También hay fechas tradicionales y más requeridas para un paseo en mushing. Estas fechas coinciden con la navidad, el año nuevo, y hasta reyes. Los precios varían además según la edad y la cantidad de personas que compongan el equipo que conducirá el trineo.

En base a todas las posibilidades mencionadas, encontrar excursiones de mushing por 40 euros por persona para un paseo de 15 minutos a media hora, diurno. Los paseos más largos, de alrededor de 3 horas, que incluyen la construcción de un iglú, cuestan unos 175 euros para adultos y 159 euros para niños. Los trineos familiares para dos adultos y dos niños tienen un coste total de 280 euros por trineo familiar. En algunos centros sólo alquilan trineos individuales.

En general en los pases por hora, ya sea media hora o dos o tres horas, los niños pagan la mitad que el adulto. Así si el adulto paga 60 euros, el niño, menor de 10 años pagarás 30. Los menores de 4 años no pagan en casi ninguno de los puntos de alquiler. Los precios incluyen: guía-musher, trineo de paseo tirado hasta por 2 perros con capacidad para 3 adultos o 2 adultos y 2 niños, seguro de accidentes y de responsabilidad civil.

Hacer mushing es simplemente impresionante. Una propuesta que vale la pena intentar. Si quieres saber más y encontrar tu experiencia perfecta de mushing en España, accede a nuestro buscador. Nos encantará conocerte y planificar juntos tu salida en trineo. Recuerda además, que si el paisaje nevado no es lo tuyo, puedes hacer mushing en España sobre tierra o asfalto en sitios como Madrid, Segovia o Zaragoza.

¡Anímate! Pronuncia las palabras mágicas “marche”, “mush”, “mash”, y déjate llevar.

Compártelo con tus amigos
×