fbpx
Tu buscador de actividades y reservas online

Historia del paracaidismo

Primeros intentos de volar

En el siglo XV, hace quinientos años, el genio Leonardo Da Vinci, quien se dedicó a estudiar e investigar en muchísimas ciencias, descubrió que los pájaros no sólo volaban porque tenían alas. A través de su estudio del vuelo de las aves, Leonardo comprobó que utilizaban las corrientes para desplazarse en el aire, o sea la termodinámica. Se dedicó entonces a diseñar máquinas para volar, una de ellas fue el primer esbozo para hacer paracaidismo que se conoce en la historia de la humanidad.

El paracaídas de Leonardo estaba constituido por bolsas de aire que formaban una especie de pirámide cuadrangular de alrededor de siete metros. Artefactos modernos basados en los croquis de este primer paracaídas demostraron que Leonardo estaba en lo cierto.

A fines del siglo XVI y siempre tras la obsesión de volar del ser humano, el veneciano Fausto Verancio, redactó un tratado con ilustraciones titulado “Hombre volador”. Pero no fue hasta doscientos años después, en el 852, cuando en la España musulmana, Abbas Ibn Firnas probara de hecho una capa holgada a modo de paracaídas, diseño que funcionó lo suficientemente bien como para salvarle la vida en caída libre.

Durante siglos los hombres fantasearon con esta posibilidad de volar e investigaron cómo crear algún sistema que les permitiera flotar y amortiguar la gravedad. Se hicieron ensayos en China antigua, Italia del Renacimiento, España musulmana. Sin embargo la creación de un paracaídas eficaz sucedió a la invención del globo aerostático, en 1783, por parte de los hermanos Montgolfier. Ese mismo año, Louis-Sébastien Lenormand saltó con éxito desde lo alto del observatorio de Montpellier agarrado a una anilla atada con doce cuerdas a una tela de lana de dos metros de diámetro. Fue Lenormand quien inventó la palabra “parachute”, del griego “para” (contra) y del francés “chute” (caída), para denominar a este artilugio.

El diseño final del primer paracaídas y su perfeccionamiento

Durante los años siguientes hubo numerosos ensayos, pero fue a Jacques-André Garnerin a quien se atribuyó definitivamente el diseño del paracaídas. Garnerin luchó en las guerras revolucionarias y al caer prisionero de los austríacos, pensó que un paracaídas le serviría para saltar el muro de la prisión y evadirse.

Liberado en 1797, Garnerin hizo su primer salto en el parque de Monceau de París. Ató el paracaídas a un globo de hidrógeno y, tras ascender hasta 900 metros, cortó la cuerda y el paracaídas descendió rápidamente con una oscilación incontrolable que no le produjo lesiones a él pero sí causó pavor en los presentes.

Entre horrorizada y admirada por la hazaña de Garnerin, en la multitud estaba Jeanne-Geneviève Lambrose, quien se enamoró de él, fue su estudiante, esposa, y la primera mujer paracaidista.

En 1802 el aeronauta francés Jean Pierre Blanchard, cruzó el canal de la Mancha en un globo y descendió en paracaídas sobre suelo británico desde 2.400 metros de altura. En adelante, los paracaídas se convirtieron en un elemento habitual del equipamiento de los pasajeros en los globos aerostáticos y, después de la Primera Guerra Mundial, se adoptaron como sistemas de seguridad para los pilotos y los pasajeros de los aviones.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los ejércitos generalizaron el uso de los paracaídas diseñados para abrirse automáticamente al salir de la aeronave desde un vuelo bastante bajo.

En la década del 70, el paracaidismo deportivo se hizo muy popular gracias al sistema de liberación rápida. Desde entonces se ha estado innovando siempre en tecnología, construyendo paracaídas más versátiles y seguros y acometiendo hazañas cada vez más aventuradas. Una de las últimas se llevó a cabo en abril de 2020 cuando paracaidistas rusos se lanzaron por primera vez en paracaídas desde 10.000 metros sobre el Ártico.

Paracaidismo como actividad recreativa

El paracaidismo está considerado una actividad y deporte extremo. Ante este panorama, la atención que se presta a los detalles para privilegiar la seguridad es muy alta. Todos lo mecanismos aplicados al salto en paracaídas hacen que no sea peligroso si se practica siguiendo la normativa de la federación aérea.

Si quieres probar un vuelo en paracaídas que será sin duda algo que marcará tu vida, un recuerdo único, debes tomar un vuelo tándem para comenzar. El tándem es un equipo biplaza, diseñado para dos personas. El aprendiz lleva un arnés puesto que va enganchado y sujeto al instructor que lleva los dos paracaídas, uno principal y otro de emergencia. El equipo viene además provisto de un dispositivo de seguridad, una computadora llamada Cypress que, en caso de que al instructor le pase algo, abre automáticamente el paracaídas a una altura determinada.

El vuelo tándem dura un lapso de 45 minutos aproximadamente. Se sube al avión y se asciende hasta alcanzar los 3000 a 4000 metros, la altura del salto. Al momento de saltar, la caída libre es de 35 a 40 segundos, alcanzando una velocidad de 250 km por hora. A los 1.500 metros el instructor abre el paracaídas y se suceden unos 10 minutos más de agradable vuelo hasta el aterrizaje.

Antes de arrancar el instructor te explica sencillamente los pasos a seguir. Sólo hay que escuchar atentamente y no preocuparse por nada. El instructor será el encargado de realizar todos los procedimientos y maniobras necesarias.

Para participar de un vuelo tándem recreativo no se necesita ningún tipo de curso previo ni experiencia para realizar este salto.

Se recomienda,sencillamente usar ropa cómoda que permita mover con facilidad los brazos y las piernas, calzado deportivo y en invierno abrigo, guantes o cuello polar.

Como se trata de una experiencia que marcará tu vida, es aconsejable asegurar la grabación en video y fotos.

Si usas gafas o lentes de contacto no será ningún problema. Las mascarillas son suficientemente grandes y cómodas para que puedas llevar tus lentes normales debajo.

.

Requisitos para una vuelo tándem en paracaídas

  • No haber bebido alcohol o haber practicado buceo 24 horas antes del salto.
  • Pesar más de 30 kg y menos de 100 kg.
  • No sufrir enfermedades del corazón.
  • Si eres menor de 16 años deberás ir acompañado de tus padres o tutor para que firmen una autorización en el momento.
  • Es recomendable reservar la actividad con antelación y considerar que en algunos centros si se junta un grupo de interesados las tarifas son preferenciales.
  • Averigua el pronóstico meteorológico, la lluvia o vientos fuertes podrían cancelar tu salto. Si esto sucede, la compañía deberá posponer tu salto sin ningún costo. Verifica al respecto las políticas de cada compañía ya que pueden variar.
  • Llega con tiempo. La actividad, desde el registro hasta el final del salto puede tomar entre 3 y 4 horas.
  • Come bien y de manera normal. Con el salto se libera mucha energía, lo que te dejará agotado después del aterrizaje. Debes ir bien alimentado e hidratado.Luego del salto te sentirás revitalizado y feliz por la liberación de endorfinas que esta emoción provoca.

Sitios para hacer paracaidismo en España

¿Cuánto cuesta el paracaidismo

Compra de equipo

El equipo básico de paracaidismo puede ser muy costoso. Debido al incremento en tecnologías más avanzadas que a su vez garantizan mayor seguridad en los saltos, los precios también se encarecen. Además, como el mercado no es demasiado grande, no hay mucha competencia como para que los precios fluctúen.

El precio del paracaídas oscilará entre los 2500 y 4000 euros, a lo que necesitas sumarle los elementos extras, muchos de ellos exigidos. El paracaídas de emergencia cuesta 400 euros, los accesorios como casco, guantes, equipo de radio, GPS, sumarán unos 400 euros más. Puedes conseguir un equipo de segunda mano, con todo incluido y a mitad de precio, claro que antes de comprar debes verificar que todo funcione y esté en buen estado.

Alquiler de equipo

Si no puedes afrontar la compra, pero ya te has preparado en cursos y calificado para volar en paracaídas solo, puedes arrendar el equipo. Lo que vas a necesitar como mínimo es:

  • Dos paracaídas (el principal y el de emergencia)
  • Arnés
  • Casco
  • Altímetro
  • Guantes y gafas
  • Activador automático (opcional)

El equipo completo puede ser alquilado por hora y por día completo, para tí solo o con un coach. Una hora de práctica con un coach arranca de los 90 euros, con todo el equipo incluido. El valor diario de alquiler es de unos 50 euros. Un curso básico cuesta 150 euros. Siempre existen opciones extras y ofertas mínimas y variantes suficientes para satisfacer a todos los intereses y estar al alcance de la mayoría de los bolsillos.

Precios vuelo tándem

Para iniciarte en todo este mundo del paracaidismo y el vuelo, lo más adecuado es probar el vuelo tándem. en España puedes tomarlo a partir de 200 euros. Dependiendo de la duración, el lugar, y si además quieres el video, los precios ascienden hasta los 400 euros. Aunque el precio promedio de un vuelo tándem en paracaídas ronda entre los 260 y los 320 euros.

Te sugerimos además, probar el túnel de viento. Este consiste en unas instalaciones, dotadas de cuatro turbinas que otorgan un flujo continuo de aire vertical. Allí podrás recrear la sensación de caída libre sin necesidad de saltar desde una avioneta, una experiencia única y alucinante cuyo costo es de apenas 50 euros. Existe un gama infinita de posibilidades para que te animes a saltar en paracaídas en Españasaltar en paracaídas en España, país que dispone de muchísimos sitios y pilotos habilitados. No te quedes con las ganas o la incógnita de saber lo que verdaderamente se siente.

Compártelo con tus amigos
×