fbpx
Tu buscador de actividades y reservas online

El paramotor es considerado una adaptación del parapente, ya que es como un pero propulsado por un motor con una hélice. Los parapentes para volar necesitan una velocidad de viento de 20 kilómetros por hora. Según el tipo del tipo de vela esta velocidad se consigue gracias al viento que se genera al correr y lanzarse por una pendiente. En el vuelo en paramotor, esa velocidad de viento, es generada por el motor que se lleva a la espalda. En el momento en que se consigue la velocidad necesaria, la vela despega.

El despegue puede arrancarse a pie, desde un espacio reducido, o bien utilizando un carrito con ruedas llamado “trike” y que nos ahorra cargar con el peso del motor sobre la espalda. Esto a dado como resultado una metodología más de parapente con motor conocida como «paratrike».

Historia del paramotor y récords de vuelo

Su origen se remonta a principios de los años 80, en Francia, cuando algunos parapentistas comenzaron a adaptar motores de corta-cesped a sus equipos de parapente para poder impulsarlos a despegar desde zonas llanas.

Desde que surgió, cobró auge en el mundo rápidamente, y muchos pilotos de parapente o nuevos pilotos, vieron en esta modalidad la posibilidad de hacer viajes más largos sin depender del relieve ni estar sujeto a la calidad de las corrientes de aire. Muchísimos pilotos iniciaron pruebas cada vez más exigentes en cuanto a cubrir distancias y ganar altura, volando.

Rusos y españoles, los pioneros

El primer récord mundial de la Federación Aérea Internacional, lo obtuvo en junio de 2005, el equipo ruso conformado por los pilotos Vladimir Kurin, Nikolay Karabchouk y Alexander Bogdanov. Cada uno de ellos batió un récord mundial dentro de un proyecto llamado “Troika Air”. Dos de ellos siguen vigentes.

Ya en aquel entonces los rusos manifestaron que el mayor contendiente de las competencias era el equipo nacional de España. Su miembro Ramón Morillas Salmerón logró superar el récord del mundo de travesía en paramotor, al completar un vuelo de 1.105 kilómetros entre Jerez de la Frontera y Lanzarote. Luego fue campeón del mundo en tres ocasiones y ostenta el récord de altura, 6700 metros, y travesías sobre el mar, volcanes y selvas.

Otros españoles destacados en la historia del vuelo en paramotor son Daniel Crespo, campeón del mundo de paratrike, Nino Mueltas, campeón del mundo de paratrike biplaza, Juanjo García, campeón europeo de paramotor y Alfonso Redondo campeón europeo de paratrike.

El equipo ruso fue pionero también en paramotores con sistema de control de la vela parapente, pilotado por dos personas, y dispositivo de aterrizaje de motor terrestre, en este caso, con la pasajera Olga Rusakova.

Todos podemos imaginar lo difícil que ha sido estar en el aire durante unas 15 horas, expuesto a una altura como esa y unas bajas temperaturas impredecibles. Los vuelos así, prolongados, requieren un trabajo duro y continuado en el campo de la meteorología, eligiendo la ruta correcta y observando las medidas de seguridad durante la ejecución del vuelo.

El viaje más largo en paramotor

El viaje más largo en paramotor, de 8008 kilómetros, fue realizado en 2009​ por el documentalista y fotógrafo Benjamin Jordan durante su campaña Above + Beyond Canada. En un vuelo sin precedentes, cruzando Canadá, llevó a cabo 108 vuelos y aterrizajes en escuelas y campamentos juveniles de verano. Jordan dio emotivos discursos y organizaba a los jóvenes en formaciones antes de despegar y continuar su recorrido. Los ingresos conseguidos con su travesía solidaria, fueron donados a varias fundaciones de caridad a lo largo de Canadá para ayudar a niños de familias en apuros económicos a poder asistir a los campamentos de verano.

Por último mencionaremos en la historia del paramotor poblando los cielos del mundo, la mayor concentración de pilotos en el aire. Ésta tuvo lugar en 2013, en el Parque Natural Laguna de Gómez, en Junín, Argentina, el 30 de noviembre de 2013, cuando 224 paramotores en vuelo, pintaron el cielo con sus alas de colores.

Vuelo en paramotor biplaza

Paramotor: actividad recreativa o deportiva para todos

Para disfrutar de un vuelo en paramotor no es necesario saber nada, ni tener condiciones físicas especiales, ni entrenamiento, ni buena figura, ni ser joven o viejo. Todos podemos hacer un vuelo en paramotor durante un vuelo biplaza con un piloto calificado. Los menores de 14 años precisarán de la autorización paterna. Tampoco hay distinción de sexo y el paramotor es igualmente practicado por hombres y mujeres.

Se puede comenzar haciendo un vuelo bautismo. Estos vuelos se hacen en un equipo diseñado para llevar a dos personas, ya sea despegando a pie, o en un trike sobre ruedas. El vuelo en biplaza es ideal para tener una primera impresión de la sensación de volar. Si te gusta, el siguiente paso es buscar una escuela cerca de tu casa ¡y aprender a volar con tus propias alas!

Para disfrutar de un vuelo biplaza en paramotor, como primera experiencia, no necesitas certificaciones. Lo que debes saber antes de despegar y durante el vuelo, el piloto que te acompañe te lo irá explicando mientras dure el proceso.

Si te conquista la sensación de flotar en el aire y quieres gobernar el paramotor por ti mismo e iniciarte en este deporte, acceder a una escuela de parapentismo y paramotor será tu siguiente paso.

Cuando superas el curso de parapente puedes volar en un monoplaza.

Requisitos para volar de manera independiente en paramotor, en España

  • No padecer lesión o enfermedad que pueda implicar un riesgo para el propio deportista o para otras personas durante la práctica deportiva.
  • Realizar su aprendizaje en una escuela reconocida por cualquiera de las Federaciones autonómicas de España.
  • Estar en posesión de la licencia federativa.

Libertad y seguridad en el aire

La velocidad de vuelo que conseguiremos volando en parapente oscila entre los 35 y los 60 kilómetros por hora. La sensación de libertad es única. Por otro lado, volar en un paramotor es muy seguro ya que, además de ir colgados de un paracaídas gobernable como es le parapente, llevamos el motor. Significa que, si el motor dejara de funcionar por cualquier motivo, tendríamos todavía la vela del parapente que es un paracaídas en esencia y, como si fuera poco, un paracaídas extra de emergencia.

Todas las medidas previas de seguridad del equipo garantizan que durante el vuelo puedas olvidarte de toda preocupación y disfrutar a pleno de volar.

Como corolario debes saber que muchos países del mundo no exigen ninguna licencia internacional para volar siempre y cuando no lo hagas a grandes alturas. Volar bajo se puede practicar como pasatiempo sin licencia en Argentina, Brasil, Uruguay, España, o Estados Unidos, donde la Aviación Civil no contempla al paramotor como una aeronave. De todas maneras es altamente recomendable que, al menos al comienzo, vueles con alguien experimentado. Se sugiere también poseer algún tipo de seguro RC que cubra cualquier daño a terceros.

¿Qué equipamiento necesito para volar en paramotor?

El equipo básico y necesario para volar en paramotor es el motor y la vela. Luego tendrás los accesorios. El casco homologado, gafas, vestimenta adecuada, equipo de comunicación, radio, GPS.

  • Motor de paramotor:

    Los motores que utiliza el paramotor son de dos tiempos, de entre 80cc y 350cc, principalmente derivados de motores de motocicletas enduro, dada su excelente relación peso/potencia. Desarrollan una potencia de entre 14cv y 35cv. Se han equipado también motores de cuatro tiempos e incluso hay desarrollos hacia un paramotor eléctrico. Estos últimos son muy limpios, silenciosos y fiables, aunque aún no están tan extendidos debido a la problemática de la corta duración de las baterías.

    El equipo que debes utilizar para que tus vuelos sean perfectos, se ajustará a tu contextura. Hay para todos los tamaños y pesos. Hay motores pequeños, para personas más livianas de entre alrededor de 50 a 60 kilogramos, o motores muy poderosos para realizar vuelos biplaza de piloto y acompañante que sumen hasta 150 kilogramos.

    La mayoría de los motores son de origen europeo y las marcas dedicadas a este deporte los instalan en chasis con variaciones en el tipo de hélice y el tipo de anclaje del arnés. También es posible adaptar motores de karting obteniéndose muy buenos resultados. En los orígenes se adaptaron motores agrícolas, como el Solo 210, o de las motocicletas Yamaha DT175 que es la que mejores resultados da por su duración, potencia y confiabilidad.

    El peso del motor, chasis, hélice y arnés oscila entre los 18kg y 30kg, a los que hay que sumar el peso de la gasolina que se lleve.

  • Combustible:

    El combustible que utiliza el paramotor es una mezcla de gasolina de 98 o de 95 con un buen aceite sintético en porcentajes que van del 2 al 3 por ciento.

    El consumo es de 3 a 5 litros de combustible por hora de vuelo. La autonomía de vuelo de acuerdo al combustible es una hora y media a 4. Se puede administrar sacando ventaja de las buenas corrientes, ya que podemos apagar el motor y volver a encenderlo durante el vuelo.

  • Vela para paramotor:

    La vela puede ser la misma que se usa para el parapente normal sin motor aunque cada vez las fábricas apuntan a velas más especializadas para el vuelo motorizado. Se complementan con mayores refuerzos e incluso con características diferentes, como es el caso de los parapentes con perfiles ‘reflex’. La vela generalmente es de origen europeo o brasileño; muchas marcas realizan la producción en Asia. Existen varios tipos de vela según las características y habilidades del piloto. Siempre se debe utilizar una talla de vela adecuada al peso del piloto y acompañante más todo el equipo.

Vuelo en paramotor España

DCIM108GOPRO

¿Cuánto cuesta volar en paramotor?

Como pasajero en vuelo biplaza

Los vuelos iniciáticos en paramotor, con una duración de 10 minutos hasta media hora, arrancan de precios que rondan los 50 euros. No se recomienda contratar mucho tiempo de vuelo para empezar porque nunca sabemos cómo vamos a reaccionar ante una emoción nueva como es la de volar.

Un vuelo en paramotor puede constituir un itinerario turístico completo sobre una región determinada. Estos vuelos duran entre 55 minutos a una hora, y el precio arranca de los 150 euros.

Convertirme en piloto y comprar mi equipo

El equipo para volar en paramotor es un equipo relativamente económico si tenemos en cuenta que una vez adquirido, podremos volar toda la vida desde donde tengamos ganas de despegar. El mantenimiento del mismo es sencillo y no es caro.

Para poder volar de manera autónoma hay que superar el curso calificativo. Generalmente las escuelas oficiales son también distribuidoras de equipos. Los cursos de paramotor se ofrecen con materiales incluidos. También se ofrecen estos cursos vendiéndole al futuro piloto un equipo adecuado con descuento en el precio.

El curso de iniciación dura de 6 a 8 días. Si deseamos calificarnos como pilotos de paramotor, necesitamos cumplir con dos fases de curso. La primera fase será con el material de la escuela y el costo arranca en 300 euros. La segunda fase se realizará con el equipamiento propio y el precio es de 400 euros en adelante.

Para completar un curso, acreditar profesionalidad y obtener la licencia federativa, el precio total será de 1200 euros a más.

El precio del equipo propio, si es nuevo, es un desembolso considerable. Sin embargo será una inversión que se hará sólo una vez. Necesitaremos la vela, cuyo precio es de cerca de 2000 euros. El motor cuesta alrededor de 4500 euros. Luego los elementos exigidos como el paracaídas de emergencia de 400 euros, los accesorios como casco, guantes, equipo de radio, GPS, sumarán unos 400 euros más.

Si compras un equipo de segunda mano, el precio puede ser de la mitad de lo mencionado. En este caso debes asesorarte bien acerca del estado en que se encuentra el material.

Tenemos decenas de opciones para que empieces a volar en paramotor y parapente en España. Por nada del mundo dejes de desplegar las alas si tu instinto de pájaro libre te está llamando.

Compártelo con tus amigos
×