fbpx
Tu buscador de actividades y reservas online

El parapente con motor, llamado paramotor, en España surgió en los años 80. Es una forma de vuelo muy segura, ya que además de ir colgados de una especie de paracaídas como en el parapente normal, llevaremos detrás del arnés y la silla un motor. Este motor es un dispositivo con una hélice que funciona con una mezcla de gasolina y aceite especial, y se acciona desde controles que el piloto llevará en las manos. El paramotor no es un equipo de gran envergadura, se pliega y tranquilamente cabe en el maletero de un coche. Tiene un peso de entre 32 hasta 40 kg de peso pero si queremos librar de esta carga a nuestra espalda en los momentos de despegue o aterrizaje, podemos hacerlo con unos carritos de tres ruedas conocidos como trike, diseñados para esto.

Una de las ventajas más destacadas del parapente a motor o paramotor es además de su seguridad, que podemos despegar desde cualquier tipo de terreno. No necesitaremos contar con pendientes elevadas desde las cuales lanzarnos sino que también podremos alzarnos en vuelo desde el llano.

¿Dónde hacer paramotor en España?

España es la mayor potencia mundial en este deporte, campeona de Europa y del mundo. Los pilotos de las distintas comunidades españolas han ocupado desde siempre lugares destacados en los podios de las competencias internacionales. Los aficionados al paramotor aumentan progresivamente en nuestro país ya que el territorio ofrece condiciones magníficas para los deportes de aire, siendo posible volar en cualquier época del año.

Volar en paramotor en el País Vasco

En el País Vasco volar en paramotor es posible desde varios puntos estratégicos. Hay escuelas de vuelo y establecimientos de promoción de vuelos turísticos siempre acompañados de pilotos profesionales acreditados.

Los vuelos de paramotor pueden iniciarse en Bizkaia, desde Orduña o Sopelana, y también desde Donostia en Guipúzcoa. El territorio vasco en su totalidad es una postal de pueblos rurales salpicados de caseríos, lomas de sembradíos que colorean una vista aérea inmejorable.

Además el País Vasco tiene los montes, la montaña y el mar. Una costa única con calas entre los acantilados rocosos y playas de arena dorada. Los vuelos en paramotor sobrevolando la bahía de San Juan de Luz y las crestas de la Cornisa hasta la bahía de los Corsarios, nos concederán momentos inolvidables. La imagen desde arriba no podría ser más bella.

Cataluña desde el cielo en paramotor

Como el vuelo en paramotor no requiere pendiente, estando en Barcelona podemos arrancar un vuelo en parapente con motor a pocos pasos de la ciudad misma. Fuera de la época estival es posible sobrevolar las playas desde Cubelles hasta Malgrat de Mar.

Sin embargo, ya que vamos a regalarnos la oportunidad de ver el mundo desde el cielo, habiendo en Cataluña tanta riqueza paisajística, Mediterránea o Pirenaica, podemos optar por vuelos increíbles desde Lleida. Lugares como Áger y el Montsec, reconocida como zona de vuelo libre por la Federación Aérea Catalana. Es una región privilegiada para todo tipo de vuelo debido a las condiciones adecuadas de clima y relieve para la práctica de los deportes del aire.

En Áger se realizan torneos internacionales frecuentemente, pilotos de todo el mundo llegan hasta allí a efectuar sus entrenamientos, y existen establecimientos y escuelas dedicadas seriamente al parapente, paramotor, ala delta y demás actividades de vuelo.

La orientación del valle de Áger es este-oeste, eso hace que la vertiente del Montsec quede hacia el sur y esto genera condiciones térmicas óptimas y naturales para un vuelo fantástico, además de la magnificencia del paisaje. Bajo nuestra mirada tendremos el desfiladero de Mont-rebei, los pantanos de Canelles y Camarasa y espectaculares vistas del Pirineo catalán y aragonés.

Como las carreteras que surcan el valle de Áger están asfaltadas, se puede acceder en coche a todos los lugares de despegue. Es una región sin cables ni molinos de viento, tampoco hay árboles altos cerca de los puntos de despegue, lo que facilita los aterrizajes.

Volar con paramotor desde Madrid

Desde la misma comunidad madrileña podemos volar desde Venturada, un municipio que se ubica sobre un atalaya lo que proporciona una panorámica casi completa de la cuenca del río Guadalix, la vega de Torrelaguna y los embalses del Vellón. Desde Madrid también podemos despegar desde San Martín de la Vega. Volaremos a lo largo de la vega del río Tajuña, alternar con paisajes de pequeñas áreas urbanas como Titulcia y San Martín y compartir el cielo con aves autóctonas, rapaces, y cigüeñas. San Martín de la Vega está sobre el río Jarama y como es muy fértil, el colorido de nuestra postal será una acuarela envidiable.

Si nos acercáramos a Segovia, 100 km al norte de Madrid, haríamos un vuelo en paramotor sobre el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y el Parque Regional de la Cuenca Alta del río Manzanares. El paisaje natural se completa con el entorno arquitectónico de la capital segoviana. Si el clima lo permite, disfrutaremos de vistas espectaculares de 2000 años de historia natural y humana sobre estos atalayas.

A una hora de Madrid en la provincia de Guadalajara existe otro punto indispensable para la práctica del parapente con motor. Se trata de La Muela, sobrevolando la sierra de Guadalajara y apreciando el mirador de la Alcarria.

Volar sobre las Canarias en paramotor

Flotar sobre las playas de Las Canteras, con las mejores vistas de Las Palmas y el grandioso paisaje de la isla. En Palmas de Gran Canaria nos deslizaremos sobre esa playa urbana interminable. Ver las curvas geográficas de las islas, sus contornos y bahías, desde el aire, es casi un milagro a nuestra naturaleza bípeda y sin alas.

Debido a que Gran Canaria es una isla con un clima precioso y a que el paramotor nos permite ser independientes de vientos o pendientes, podremos planificar nuestro vuelo sobre las islas desde cualquier lugar y en cualquier época del año.

En la isla de Lanzarote contamos con el regalo del viento permanente. De esta isla es Ramón Morillas, tres veces campeón mundial, ostenta varios récords en paramotor como haber recorrido 1106 km desde el sur de España hasta Canarias, haberse lanzado de una altura de 6700 y travesías varias sobre sobre el mar, selvas y volcanes.

Paramotor en Granada

Si elegimos despegar desde Sevilla, descubriremos el Parque Nacional Doñana desde el aire, la única manera de compartir el hábitat de una de las diversidades de aves migratorias más amplia del planeta. El despegue se realiza en las proximidades de Gines, cuna de Jesús González Green, pionero de la aerostación en España. Los vuelos desde aquí pueden ser maniobrados tranquilamente a diferentes alturas, sobrevolando los ecosistemas variados que existen en Doñana, ya sean bosques o marismas, dunas o el mar.

Con buen viento se puede circular por el aire sobre las encinas y pinares del Corredor Verde del Guadiamar, primer Paisaje Protegido de Andalucía.

Despegando desde Granada volaremos sobre uno de los mejores escenarios de la península ibérica para verlo desde el aire.

En Cenes de la Vega, una pequeña localidad al noroeste del Parque Nacional Sierra Nevada, existe una consolidada tradición al vuelo en parapente motorizado.

Desde aquí podrás volar en tándem a más de 1.500 metros de altitud, disfrutar de las panorámicas de esta espectacular sierra, contemplar sus cumbres y evadirte con un viaje hecho a tu medida.

En Jaen, desde la sierra de Segura y junto al pueblo Cortijos Nuevos, se eleva el monte del Yelmo. Este monte de 1.809 metros de altura es uno de los mejores lugares para practicar paramotor en España. Posee las condiciones meteorológicas perfectas para volar todo el año, es de muy fácil acceso y el entorno natural es atractivo. Desde 1999 el Yelmo ha sido sede del Festival Internacional del Aire que habitualmente se celebra en junio. Volando desde aquí tendrás una panorámica completa del Guadalquivir y Segura así como también de los poblados de Segura de la Sierra y Hornos.

¿Cuánto cuesta volar en paramotor?

Participar de un vuelo biplaza con un piloto experimentado

Hay vuelos en paramotor que constituyen un tour turístico, un circuito completo sobre una región determinada. Estos vuelos duran entre 55 minutos a una hora, y el precio arranca de los 150 euros.

Comprar tu propio equipo y aprender a volar

El equipo para volar en paramotor es un equipo relativamente económico si tenemos en cuenta que una vez adquirido, podremos volar toda la vida desde donde tengamos ganas de despegar. El mantenimiento del mismo es sencillo y no es caro. Y si nos ponemos a pensar el potencial del mismo, que es la posibilidad de volar, ya serían palabras mayores y una sensación que no tiene precio.

Para poder volar de manera autónoma hay que superar el curso calificativo. Generalmente las escuelas oficiales son también distribuidoras de equipos. Los cursos de paramotor se ofrecen con materiales incluidos, asegurando por parte del aprendiz todo lo que pudiera estropearse por un uso inexperto. También se ofrecen estos cursos vendiéndole al futuro piloto un equipo adecuado con descuento en el precio. comprando el equipo con un descuento significativo para el curso.

El curso de iniciación dura de 6 a 8 días. Si deseamos calificarnos como pilotos de paramotor, necesitamos cumplir con dos fases de curso, la primera fase será con el material de la escuela y el costo arranca en 300 euros. La segunda fase se realizará ya con el equipamiento propio y el precio es de 400 euros en adelante.

Para hacer un curso completo, acreditar profesionalidad y obtener la licencia federativa, el precio total será de 1200 euros a más.

El precio del equipo propio, si es nuevo, es un desembolso considerable. Sin embargo será una inversión que se hará sólo una vez. Necesitaremos la vela, el parapente, cuyo precio es de cerca de 2000 euros. El motor cuesta cuesta alrededor de 4500 euros. Luego necesitaremos los elementos exigidos como el paracaídas de emergencia de 400 euros, los accesorios como casco, guantes, equipo de radio, GPS, sumará unos 400 euros más.

Si optas por comprar un equipo de segunda mano, el precio que conseguirás puede ser poco más de la mitad de lo mencionado. En este caso debes asesorarte muy bien acerca del estado en que se encuentra el material.

Requisitos para volar en paramotor en España

Para volar en paramotor no se exige tener ninguna edad determinada. Los menores de 14 años precisarán de la autorización paterna. Tampoco hay distinción de sexo y el paramotor es igualmente practicado por hombres y mujeres. Los requisitos para volar de manera independiente en paramotor, en España son:

  • No padecer lesión o enfermedad que pueda implicar un riesgo para el propio deportista o para otras personas durante la práctica deportiva.
  • Realizar su aprendizaje en una escuela reconocida por cualquiera de las federaciones autonómicas de España.
  • Estar en posesión de la licencia federativa.

Si se desea disfrutar de un vuelo biplaza en paramotor, como primera experiencia, no se necesitan certificaciones. Sí, la autorización para menores de 14 años. Por lo demás no se exigen aptitudes físicas ni entrenamiento ni contexturas determinadas. Lo que debes saber antes de despegar y durante el vuelo, el piloto que te acompañe te lo irá explicando mientras dure el proceso. Conoce todas las oportunidades que tienes para volar en paramotor en España. Luego, si te entusiasma ir más allá, volar adonde quieras, cuando quieras, ya llegará el momento de desplegar tus propias alas, en paramotor, prácticamente, no existen los límites.

Compártelo con tus amigos
×