fbpx
Tu buscador de actividades y reservas online

Conocer San Sebastián en bicicleta

El ritmo de la bicicleta es el ritmo perfecto para recorrer el mundo sin perderse nada. Un tour en bicicleta por San Sebastián nos permite apreciar esta ciudad en su totalidad en una sola jornada, sin apuro, aprovechando la amplia red de bidegorris (senda para bicicletas) que surcan los barrios más emblemáticos y bonitos. Desde una bicicleta podremos respirar el aire marino de las legendarias bahías donostiarras, estirar las piernas en la playa de la Concha, una de las más famosas del mundo, remontar nuevamente el paseo costero pedaleando, y frenar cuantas veces queramos sin que eso signifique un trastorno en la búsqueda de aparcamiento, ni un pérdida de tiempo. Por el contrario, conocer Donostia desde una bicicleta nos obligará a no saltearnos nada, ni el olor marino de la bruma y las olas, ni el aroma de los pintxos; ni el ulular del viento entre las esculturas de Chillida, ni el canto de los pájaros en los paseos arbolados o los jardines de antiguas mansiones.

Donostia es la ciudad perfecta para recorrerla en bicicleta. La red bidegorris, que significa “camino rojo” ya que de este color fueron pintados, abarca una longitud de 30 km sobre un trazado sin pendientes, una alternativa cómoda y que garantiza las mejores vistas para toda la familia, todas las edades, y sin importar el estado atlético. En los últimos años San Sebastián ha hecho hincapié en el uso de la bicicleta, existen muchos servicios dedicados a esta alternativa diferente y original además de sostenible y saludable para pasear y conocer la ciudad y sus alrededores. Podemos contratar un tour con guía quien mientras nos acompaña nos contará la historia o características fundamentales de cada hito en la ruta ciclística, o bien, conseguir un mapa con la red de bidegorris en la oficina de turismo, y hacer el recorrido por nuestra cuenta. Si no poseemos nuestra bici, podemos alquilar una.

Enjoying a bike tour in San Sebastian, Spain

Recorrido ideal

Desde el centro de Donostia nos encarrilarnos junto a la ría por el paseo Bizkaia respirando el aire puro de los gigantes castaños. Más adelante, si cruzamos el puente de María Cristina nos encontraremos frente al majestuoso edificio Tabakalera donde suelen realizarse eventos culturales de diversas disciplinas. Seguimos nuestro ameno rumbo bordeando la ría por el paseo Frantzia, deleitándonos ante elegantes villas palaciegas hasta el siguiente puente, el de Santa Catalina, que da entrada al cosmopolita barrio gótico de Gros. Desde aquí, donde el bullicio de los bares se confundirá con el murmullo de la brisa marina, será quizás momento de hacer una breve pausa gastronómica. Un poco más adelante, escoltados por el Teatro Victoria Eugenia y el hotel María Cristina, alcanzamos el puente de la Zurriola con sus farolas diseñadas a modo de faros saludando la confluencia del Urumea con el mar Cantábrico.

Por nuestra diestra, accedemos al bidegorri que desemboca en la playa Zurriola, dejando de lado la estampa imponente del Kursaal, otro edificio simbólico de Donostia. En esta playa, a toda hora y durante todo el año, con sol y con lluvia, se practica surf. Es un buen lugar para detenerse a contemplar la inmensidad del mar, una playa alternativa, concurrida por gente de todas las edades coronada por una paloma de la paz.

Retomamos el paseo marítimo hacia la playa de “La Concha” y continuamos el pedaleo, de manera amena, siguiendo el contorno costero hasta el “Peine del Viento, famosa e interesante escultura de Eduardo Chillida enclavada entre las rocas donde las olas y el viento suelen descargar sus pasiones.

A través de los bidegorris podemos hacerle una visita al estadio de fútbol de la Real Sociedad, Anoeta, o desde la estación del Topo en Errekalde, seguir hasta Zubieta pasando por Lasarte y continuando por la orilla izquierda del río Oria. Atravesaremos el barrio de Herrera para pasar por el distrito pasaitarra de Antxo y por Errenteria donde podemos visitar su casco histórico medieval. A continuación, seguimos el curso del río Oiartzun, guiándonos por las indicaciones de la Vía Verde de Arditurri. Además de pedalear al ritmo del río, nos encontraremos con caseríos y restos de antiguos molinos. La red de bidegorris de San Sebastián está en continuo desarrollo, no obstante, aún quedan pequeños tramos sin terminar para unir barrios importantes.

La red de bidegorris permite llegar hasta el estadio de fútbol de la Real Sociedad, Anoeta. O desde la estación del Topo en Errekalde, seguir hasta Zubieta pasando por Lasarte, y continuando por la orilla izquierda del río Oria. Atravesaremos el barrio de Herrera para pasar por el distrito pasaitarra de Antxo y por Errenteria. Podemos hacer una pausa y visitar el casco medieval de Errenteria. A continuación, siguiendo el curso del río Oiartzun, nos guiamos por las indicaciones de la Via Verde de Arditurri. Además de pedalear al ritmo del río, nos encontraremos con caseríos y restos de antiguos molinos.

Las rutas en bicicleta por San Sebastián pueden programarse más cortos o más largos según el entusiasmo de los pedaleantes. San Sebastián es un buen punto de origen para travesías más prolongadas ya que, desde aquí, es posible enganchar con Vías Verdes de largo recorrido. En este territorio existió una de las más densas redes ferroviarias de vía estrecha de toda la península ibérica, más de 180 km de ellas han sido acondicionadas para circular en bicicleta, transportandonos en el tiempo para conocer la historia, cultura y naturaleza de este bello territorio. Una de las más cercanas es la de Bidasoa, a lo largo del río Bidasoa, por el antiguo trazado del tren minero que unía Elizondo con Irún y con un desnivel imperceptible.

Reserva un tour en bicicleta en San Sebastián y pedalea sobre una de las ciudades más bonitas de España y sus características rutas verdes

Compártelo con tus amigos
×